domingo, 15 de mayo de 2011

MTV: la nueva píldora de la irrealidad

Por:   Aguilar Medina Marcela, Flores Moreno Andrés, Orta Astudillo Katia
Yameel y Martín Jiménez. Paseo de la Reforma. Festejo de XV años 14 de Mayo de 2011

Dentro de la cultura del individuo podemos encontrar gran variedad en cuanto a gustos, los niños, jóvenes y adultos junto con su desarrollo han ido modificando sus estilos de vida.
Los niños ahora prefieren ver la programación que va dirigida a una audiencia de mayor edad e inclusive crean una afición por ésta con la finalidad de entrar en un ambiente más “divertido” y se olvidan de las caricaturas educativas e interactivas que aún pocos canales se esfuerzan por transmitir. 
Los jóvenes basan su estilo de vida en los programas, temas y shows que presentan en la televisión, incluso, llegan a convertirse en el tema principal de su conversación sin importar si los contenidos presentados tienen información relevante.
Se ha hablado demasiado del tema de la influencia de la televisión y las consecuencias que ha traído a los individuos que la prefieren al radio o a un libro, también es conocido por todos que en cada programa transmitido, que tenga el debido “éxito o rating”, causará fascinación y hasta enajenación a quienes lo sigan, lo cierto es que más allá de que cause gracia o molestia debería generar preocupación alrededor de las personas que deciden adoptar patrones de vida impuestos por programas televisivos idealistas, que en realidad, no aportan nada bueno ni a la vida individual ni a la sociedad.
Para un claro ejemplo podemos usar a Televisa, que con sus telenovelas logran captar la atención de los más pequeños, imponiéndoles comportamientos de imitación hacia los personajes de sus melodramas, y los padres al ver que sus hijos se “identifican” con el actor o actriz, felices de la vida les compran el vestuario completo incluyendo el lapicero con la pluma en la punta y las calcetas a rayas, sin darle la debida importancia al mensaje que dichos programas realmente emiten.
Ahora, veamos el caso de las series que llegan a nuestro país, en su mayoría son norteamericanas y provienen de cadenas televisivas importantes RECONOCIDAS a nivel mundial como FOX, Sony o Warner Brothers, las temáticas que se manejan son problemáticas en las mujeres que entran a la edad adulta, adolescentes en búsqueda de su identidad, o súper agentes que resuelven todo tipo de casos, incluso de extraterrestres.
video
Si nos vamos a lo nacional, pues podemos hablar de series como “El Pantera” que resulta ser un súper hombre dotado de toda la fuerza del mundo para combatir a los villanos de la ciudad o “Las Aparicio”, que la historia gira en torno a un matriarcado que debe enfrentarse al machismo de la sociedad.
Pero ¿qué pasa cuando un canal musical, dedicado precisamente a la difusión de la misma produce sus propias series televisivas, que se transmitirán únicamente por sus canales? (MTV y MTV Hits), el resultado son programas como My Super Sweet 16 o Enchúlame la máquina (Pimp my ride), en donde la temática de la primera es el festejo de una caprichosa hija de familia que desea tener la fiesta de su vida adopta la actitud y personalidad de estrellas musicales como Britney Spears o Rihanna, o la transformación de autos chatarra en verdaderas joyas automotrices, como es el caso de la segunda antes mencionada.
video

Pues lo mismo ocurre en nuestro país y en Latinoamérica, al llegar estos productos televisivos que lo único que hacen es incitar a las y los adolescentes a querer llevar una vida llena de lujos y ostentosidades que por supuesto no son accesibles para todos.
El caso de MTV es realmente interesante, su origen está en el año de 1981, es una cadena estadounidense de televisión por cable que se enfocó en sus inicios en dar empuje a estrellas musicales como Madonna, Michael Jackson entre muchos más, pero en el año de 1999 sufrió cambios drásticos y se incorporaron programas de distintos cortes dirigidos al público de diferentes edades.

Cuando se comenzaron a transmitir series, el canal dio un giro importante, ya que gracias a ellas su audiencia aumentó y casi como si fuera epidemia, comenzaron a producir más y más series en las que en ocasiones lo único que se hacía era seguir la vida de alguna “estrella del momento” para mostrar a la juventud que dicho personaje lleva un vida igual a la de toda su generación, con problemas con los padres, conflictos amorosos insuperables y la constante lucha con el closet por no encontrar la ropa adecuada para ir a la escuela.

video
De esto va MTV, de tratar de simpatizar con la juventud con programación que primero pone a personas comunes y corrientes en el ojo público para después convertirlos en verdaderos patrones a seguir, por una juventud desubicada y que se encuentra desde luego en la búsqueda de un lugar dentro de la sociedad y aceptación de la misma.


 
 La juventud en la actualidad busca llenar el hueco que en su interior tiene, resultado de su infancia, de cómo haya sido esta dependerá lo que a través de la tv aprenda a hacer o a copiar, la mayoría de los jóvenes quieren verse, hablar, sentirse como esos personajes de la tv, creyendo que eso es lo correcto para ser admitidos en la sociedad donde conviven, por otro lado eso mismo está ocasionando más delincuencia, vicios, incapacidad de resolver problemas por iniciativa propia”, respondió la publicación en línea Gnosis del Instituto Cultural Quetzalcóatl en entrevista. http://www.samaelgnosis.net/index.html

La foto del recuerdo en la super limusina que su papi pagó

Pero no sólo MTV se ocupa de ventilar la vida privada de los personajes que escoge para sus series, también se convirtió en un canal que dio empuje a la filmación de películas con el mismo corte inservible.
Tenemos el caso del programa Jackass que empezó su transmisión en Febrero de 2002, ¿la temática?, ¡muy simple!, un grupo de amigos dedicados al patinaje profesional (skate), cuya finalidad era hacer experimentos tontos, llenos de peligro y mucho dolor.

Para muchos pudo parecer una serie que no tendría mayor relevancia después de los tres o cuatro capítulos, pero para sorpresa de todos, inclusive de los mismos ejecutivos del canal, se convirtió en una verdadera mina de oro, ya que además de que se filmaron tres temporadas más, también se les dio un contrato a los actores para filmar películas con el mismo nombre y desde luego el mismo contenido. En la actualidad, después de tres películas, el equipo se encuentra rodando Jackass 3D, así que como vemos, fue un verdadero éxito.

video

Un caso de mayor actualidad y que nos sirve como mejor ejemplo para mostrar el estilo de vida que siguen los adolescentes de nuestros días es Jersey Shore, u reality show que ha tenido gran aceptación debido a que sigue la vida de ocho personas que comparten casa durante el verano y las cuales a lo único que se dedican es a “ligar”, ir de fiesta, pelearse por los alimentos o bebidas que hay en la casa y a pelearse entre ellos para demostrar quien tiene el mejor trasero o quien puede poner mejor perfil ante la cámara.



¿Qué eso cómo se ve reflejado en nuestro país? Basta ver todos los perfiles de Facebook en los que los usuarios suben su mejor foto para buscar la aceptación de quienes son sus “amigos” en dicha red social, o armando el álbum que contenga las fotos más evidentes de que llevan una vida social ajetreada, llena de fiestas, de conquistas amorosas y claro, sacando a relucir sus mejores trapos para salir por la noche a perderse en alcohol, drogas, sexo o lo que sea que encuentren en las calles y que hayan visto desde luego en su programa favorito.





Y así podríamos ir mencionando serie por serie transmitida en dicho canal, incluso hasta los especiales que producen en los cuales se hace una recopilación de “lo mejor” que pasó en la temporada.
 

Lo cierto es que debería ocuparnos realmente lo que se transmite no sólo en el canal antes mencionado, sino en la televisión en general, qué es lo que nos quieren decir con los contenidos programáticos y hacia dónde irán o en qué lugar pararán nuestras nuevas generaciones si se les siguen imponiendo programas absurdos, que más allá de mostrarles la realidad del país o el mundo en el que viven, los incitan a idealizar, a despegar los pies por media o una hora e imaginar que lo más importante es cómo vistes, cómo luces y la cantidad de parejas sexuales que tienes o no.

Pero ésta es una problemática mayor, que viene arrastrándose seguramente desde los inicios de la televisión en nuestro país, y con la famosa pero nada respetada Ley de Radio y Televisión, misma que todos los ejecutivos de dichos medios se la pasan por el arco del triunfo, sin importarles las verdaderas consecuencias que traerá el permitir contenidos que intelectualmente hablando no aportan nada.

La realidad es que MTV seguirá transmitiendo sus series y videos musicales (que también se han convertido en himnos ideológicos para la juventud), y que mientras a los propietarios de servicios de televisión por paga les convenga incluir este tipo de canales en sus servicios lo seguirán haciendo sin importarles nada.

Imágen cortesía de http://www.mtv.com/

 
Lo que ahora debemos esperar es la reacción de quienes son fieles seguidores de estos programas en secuencia, ya que recientemente, se han anunciado modificaciones a los personajes de algunas como Two and a half man o la descontinuación de Brothers and Sisters, que recordemos tenían un alto nivel de audiencia en canales exentos de MTV. Ahora, por un momento imaginemos qué pasará si el canal más famoso y antiguo de videos anuncia la salida de series como South Park, seguro los fans y seguidores se manifestarían y emprenderían acciones para restablecerla pues su amo de comportamiento estaría fuera del aire y ellos desquiciados por no saber cómo actuar en el siguiente capítulo de su vida.