jueves, 3 de marzo de 2011

Cosmogonía en Europa

Los orígenes según los húngaros:
Al principio no había tierra, ni animales ni plantas. Al principio sólo existía el Mar Sagrado, con sus eternas olas siempre en movimiento. Pero en las alturas, en una casa dorada, y sentado siempre en su trono de oro, vivía también el Gran Padre de los Cielos.

El anciano, de barbas y cabellos blancos, cubierto con unas vestiduras negras recubiertas de miles de estrellas centelleantes, tenía siempre a su lado a su mujer, la Gran Madre Celestial, que se vestía con blancas vestiduras que también quedaban cubiertas por miles de estrellas. El Padre y la Madre Celestiales habían vivido desde el principio de los tiempos, y vivirían hasta el final de los mismos.

Los padres celestiales tenían un hijo de cabellos dorados: el Dios Sol. Y fue éste el que un día le preguntó a su Padre:
- ¿Cuándo crearemos el mundo de los humanos, mi querido padre?
A lo que el padre, después de mucho pensar, respondió:
- Mi querido hijo, tienes razón. Creemos un mundo para los humanos y así ellos, que serán tus hijos, tendrán un lugar en el que vivir.
- ¿Y cómo crearemos ese mundo?- preguntó de nuevo el Hijo.
- Así es como lo haremos- respondió el Padre- En las profundidades del Mar Eterno,se encuentran las semillas durmientes que darán lugar al mundo. Desciende, por tanto, a las profundidades del gran mar y trae esas semillas, y así, podremos crear un mundo de ellas.

El Hijo se preparó entonces para la misión que le había encomendado su Padre y, para poder cumplir mejor sus objetivos, se transformó en un pájaro dorado, un pájaro capaz de bucear.

Y así, en forma de pájaro, voló hacia el Mar Eterno.

Al llegar a la superficie del mar, se dejó mecer por las olas durante y un rato y, entonces, se sumergió y buceó hacia las profundidades del Azul, buscando su fondo. Pero se vio incapaz de alcanzarlo y, sin respiración, se vio obligado a volver a la superficie a tomar aire.

Allí, descansó un rato, y, cuando hubo cobrado fuerzas de nuevo, cogió aire profundamente y se sumergió de nuevo en las azules profundidades. Y buceó más profundo, hasta donde ya no había luz, y siguió buceando en la oscuridad. Y el aire de sus pulmones se iba liberando lentamente, y las burbujas de aire que se elevaban en el agua eran como perlas que se rompían al llegar a la superficie del mar.

Al final, golpeó el fondo del Mar y, tomando un poco de su arena con su pico, volvió con ella rápidamente a la superficie del agua. Y entre la arena que había cogido en el fondo del Mar Eterno, se encontraban las semillas durmientes.

Y las semillas durmientes, una vez fuera del agua, se abrieron y crecieron, y se transformaron al fin en seres vivientes.


11 comentarios:

  1. malosss no entendi nada

    ResponderEliminar
  2. BUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar
  3. no entendi nada y ese pajaro esta horrendo y toda su informacion es un asco no me sirvio para nada me saque un 0.1 en el ICFES

    ResponderEliminar
  4. que mito mas malo esta del asco

    ResponderEliminar
  5. que mito mas malo esta del asco

    ResponderEliminar
  6. A mi si me sirvio para un trabajo de la u ;) mil gracias

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. este cuento me sirbio mucho en el cole
    esta de bueno mil graaciasssssssssssssss
    sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss me saque
    un 5.0

    ResponderEliminar
  9. este mito no me sirvio de nada es mas malo xd

    ResponderEliminar
  10. muchas gracias me fue de gran ayuda, no se porque dicen que no se entiende esta genial

    ResponderEliminar